El Rey de Reyes

Publicado 30 agosto 2012 porEditor

duran

Por a.c

Sólo una persona en este mundo se pudo dar el lujo de ser el primer ganador del Festival Vallenato, Alejandro Durán, en el año 1968, el mismo año en el que Medellín era una bomba. Ya en 1950 el negro Alejo, como le decían, hizo sus primeras grabaciones y para la época ya era el juglar de toda la Costa Caribe. Una especie de reencarnación de Guillermo Buitrago, iban por los pueblos de parranda en parranda, tirando puyas y conquistando lindas mujeres, contando historias y hablando de casualidades de las calles. Si algo lindo puede tener el negro Alejo, es que no todas sus letras son de amor o despecho, en cambio también le cantó a su querido acordeón y a la vida.

Corría el año 1987 y los organizadores del Festival de la Leyenda Vallenata decidieron hacer un gran concurso con los mejores acordeonistas de otras épocas, el festival Rey de Reyes. Por obvias razones Alejo Durán tenía que estar. En cierto momento de la final tuvo que tocar su propia puya “Pedazo de acordeón”. Durán se equivocó en su presentación e inmediatamente paró el acto, se acercó al micrófono de la tarima ´Francisco El Hombre´ y se dirigió al pueblo así: “Pueblo: me he acabado de descalificar yo mismo”. En todo Valledupar se rumoraba que El Negro había sido demasiado duro con él mismo y que el jurado no fue nada flexible ante una pequeña equivocación de esta leyenda.

Alejandro Durán fue de esas personas que hicieron que la vida en este país fuera más fácil, cantándole a Alicia dorada y a un mejoral. Contando sus aventuras de carretera y de parrandas,  hizo que todo fuera más ameno.

Deja una respuesta

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Photos from our Flickr stream

See all photos

123