El camino histórico de la mujer rockera

Publicado 11 febrero 2013 porEditor

The-Bangles

Por Mario Escobar Henao
@marito882

Hace pocos días a través de este medio reseñábamos un documental realizado por nuestro amigo Diego Londoño acerca de la historia de las mujeres que hacen rock en Medellín. Un trabajo en el que las integrantes de bandas como I.R.A y Fértil Miseria nos cuentan cómo se abrieron paso entre los hombres para surgir en el ámbito musical local, sirviendo de esta manera para facilitar el camino a nuevas bandas femeninas que también nos dieron a conocer sus experiencias, como el caso de Lilith e Insurgentas.

Es claro, como algunas de ellas lo mencionan, que empezaron a transitar por el sendero del rock escuchando los discos de sus hermanos mayores, o en los parches de familiares suyos; pero no cabe duda que, directa o indirectamente, pudieron tener la influencia de muchas mujeres que han marcado historia desde finales de los 60. Fue en esa época cuando la figura de Janis Joplin empezaba a aparecer con su rebeldía y su poderosa voz, llegando incluso a ser una de las artistas más destacadas en el cartel del festival Woodstock 69; una carrera promisoria que lamentablemente se vio interrumpida en 1970 con su repentina muerte a los 27 años.

Iniciando los 70 vendría la “madrina del punk” Patti Smith con un toque poético en sus letras, integradas al rock n’ roll; y llegando a la mitad de la década nacían las que podrían considerarse las dos primeras bandas de hard rock compuestas exclusivamente por chicas: Heart y The Runaways. La primera se mantiene activa gracias al trabajo de las hermanas Wilson, mientras la segunda duró sólo cuatro años, pero de allí surgieron dos mujeres como Joan Jett y Lita Ford, que luego tendrían exitosos proyectos en solitario –incluso hasta hoy se mantienen en actividad-. Otras mujeres que causaron sensación en esa década, tanto por su voz como por su actitud y su belleza, fueron Debbie Harry, quien comandaba la banda de new wave Blondie, y Stevie Nicks y Christine McVie de Fleetwood Mac.

Ya durante los 80, sumándose a las artistas anteriormente mencionadas, nacía otra de las famosas agrupaciones femeninas de gran versatilidad musical, The Bangles. Y siguiendo esa línea del new wave también entraron en escena Annie Lennox con Eurythmics, Chrissie Hynde con The Pretenders, y Pat Benatar.

Con la llegada de los 90 y el rock alternativo se sumaron muchas más chicas, acercándose un poco más a la proporción hombre-mujer en la música. Sobresalientes por calidad artística y carisma, varias fueron la influencia de las jóvenes que actualmente hacen música en muchas partes del mundo –incluído nuestro país-. Fue el turno de Dolores O’Riordan, Courtney Love, Björk, Gwen Stefany, Shirley Manson, Nina Persson, Alanis Morissette, Sheryl Crow, entre otras de menor figuración.

A mediados de dicha década se masificaron también los gustos de las mujeres hacia el metal en sus distintas variantes. En Canadá nacía otro grupo formado únicamente por chicas, dedicándose al groove metal: Kittie. En cuanto al hard rock, con una voz un poco inclinada al gótico, llegaba Amy Lee con Evanescenes. Y ya metiéndonos en el metal gótico como tal, es muy grande la lista de bandas con vocalistas mujeres, siendo Nightwish, Epica y Lacuna Coil las de mayor reconocimiento mundial.

Cerrando esta reseña evolutiva del papel de la mujer en el rock, y volviendo al plano nacional, no podía dejarse de lado a una persona que es considerada como gran referente del rock femenino de nuestro país: Andrea Echeverri, aquella mujer que conocimos desde inicios de los 90 con su cabeza casi rapada, su guitarra con flores, su estilo irreverente y su potente voz, y que gracias a su banda Aterciopelados puso en altos lugares el rock colombiano.

Así, desde tempranos decenios, la mujer empezó a construir su propia historia en el rock, sirviendo de ejemplo para que en Medellín y Colombia también hubiera una amplia participación femenina en la música, hasta el punto de tener numerosas bandas donde la mujer es parte fundamental. Con ello queda demostrado que no sólo han sabido ganarse su lugar en el género, sino que también se han convertido en las “mandamás” o las figuras principales en una banda donde, en muchos casos, el resto son hombres.

Deja una respuesta

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Photos from our Flickr stream

See all photos

123