Andrea Echeverri: digna antesala de una celebración en grande

Publicado 08 mayo 2013 porEditor

DSC_7222
Foto por Yojan Valencia

Por Mario Escobar Henao
@marito882
El día había llegado, era el turno para que Medellín celebrara los 20 años de
El Amor Después Del Amor, el disco de Fito Páez que se convirtió en uno
de los más importantes de su carrera, y en el más vendido de la historia del
rock argentino. Pero para esta gran fiesta se tenía preparado un preámbulo
muy especial, solicitado por el mismo artista rosarino: la presentación de la
cantautora colombiana Andrea Echeverri como invitada para abrir su show;
una artista que ha mantenido su vigencia durante 20 años (precisamente), y
siempre ha sido considerada como una de las mujeres más exitosas del rock
de nuestro país –sino la más exitosa-. Era el regreso de la capitalina a nuestra
ciudad, luego de su visita con Aterciopelados en el concierto programado por el
Congreso Iberoamericano de Cultura en 2010, donde también compartió cartel
con Fito.
En la previa, algunos disfrutaban a ritmo de reggae, y otros esperábamos por
un café, pero el tiempo de espera terminó y Andrea se hizo presente en el
escenario. Eran las 6:40 pm y terminaba de caer la noche en la lluviosa Capital
de la Montaña. Con trajes de estampado de esqueleto, un antifaz blanco y su
característica guitarra llena de coloridas calcomanías iniciaba el espectáculo
con Florence, un tema de su nuevo disco Ruiseñora, inspirado en la reconocida
feminista Florence Thomas; luego daría paso a un par de canciones de ese
mismo álbum, dedicando una de ellas a la situación social que vive Colombia
en la actualidad.
“Paciencia, estamos mostrando lo nuevo. Ya vienen los clásicos”: decía
Andrea frente a un sector que quería verla cantar los temas reconocidos de
Aterciopelados y ya empezaba a corear sus nombres; pero les daría gusto
unos minutos después con “Rompecabezas”, canción que remató con el
estribillo reiterado “Muchas gracias Medallo”, mostrando así el agradecimiento
al público paisa que fue testigo del show en el Orquideorama del Jardín
Botánico.
Luego, sus asistentes en escenario ponían ante ella una serie de pliegos con
diferentes tipos de cuerpos pintados, en los cuales ponía su rostro mientras
interpretaba su reciente sencillo: “Métetelo”; con ésta y con la canción “Yo”
dejaba un claro mensaje de cómo se siente consigo misma, de su personalidad
única y auténtica.
Retomaba la música de Aterciopelados con “Ataque de Risa”, una de las
últimas grabaciones del dúo conformado junto a Héctor Buitrago; y después de
presentar a su banda y grupo de colaboradores, generaba un éxtasis entre la
multitud con sus himnos “Baracunatana” y “El Estuche”, cerrando con algunos
souvenirs artesanales para el público tras 55 minutos de concierto.
Terminaba así el show de bienvenida a la fiesta, Andrea hizo una tarea
impecable y dejó la tarima entre aplausos y el tradicional grito de “otra, otra”.
Fue su oportunidad de mostrarnos ese nuevo álbum, el tercero como solista,
realizado en gran parte por ella misma y en el cual experimentó muchos
sonidos, incluso reemplazando la batería por instrumentos distintos de
percusión –lo cual fue muy evidente en su concierto-, y otros elementos que
le ayudarían a autodenominar ese estilo como “Rock Semilla”. Y según ha
manifestado en ocasiones anteriores, se ha hecho una pausa en el trabajo
de Aterciopelados para concentrarse, tanto ella como Héctor, en sus propios
proyectos, sin descartar un posible regreso en un par de años.
Ya todos habíamos calentado motores con la música de Andrea Echeverri y
comenzaba la expectativa de cara al número central, al alma de la fiesta, que
ya tenía varios puntos anotados con tan calurosa antesala.
Tags: El amor después del amor, 20 años, Fito Paez, Medellín, Andrea
Echeverri, Aterciopelados, Ruiseñora, Orquideorama, Concierto.

Por Mario Escobar Henao

@marito882

El día había llegado, era el turno para que Medellín celebrara los 20 años de El Amor Después Del Amor, el disco de Fito Páez que se convirtió en uno de los más importantes de su carrera, y en el más vendido de la historia del rock argentino. Pero para esta gran fiesta se tenía preparado un preámbulo muy especial, solicitado por el mismo artista rosarino: la presentación de la cantautora colombiana Andrea Echeverri como invitada para abrir su show; una artista que ha mantenido su vigencia durante 20 años (precisamente), y siempre ha sido considerada como una de las mujeres más exitosas del rock de nuestro país –sino la más exitosa-. Era el regreso de la capitalina a nuestra ciudad, luego de su visita con Aterciopelados en el concierto programado por el Congreso Iberoamericano de Cultura en 2010, donde también compartió cartel con Fito.

En la previa, algunos disfrutaban a ritmo de reggae, y otros esperábamos por un café, pero el tiempo de espera terminó y Andrea se hizo presente en el escenario. Eran las 6:40 pm y terminaba de caer la noche en la lluviosa Capital de la Montaña. Con trajes de estampado de esqueleto, un antifaz blanco y  su característica guitarra llena de coloridas calcomanías iniciaba el espectáculo con Florence, un tema de su nuevo disco Ruiseñora, inspirado en la reconocida feminista Florence Thomas; luego daría paso a un par de canciones de ese mismo álbum, dedicando una de ellas a la situación social que vive Colombia en la actualidad.

“Paciencia, estamos mostrando lo nuevo. Ya vienen los clásicos”: decía Andrea frente a un sector que quería verla cantar los temas reconocidos de Aterciopelados y ya empezaba a corear sus nombres; pero les daría gusto unos minutos después con “Rompecabezas”, canción que remató con el estribillo reiterado “Muchas gracias Medallo”, mostrando así el agradecimiento al público paisa que fue testigo del show en el Orquideorama del Jardín Botánico.

Luego, sus asistentes en escenario ponían ante ella una serie de pliegos con diferentes tipos de cuerpos pintados, en los cuales ponía su rostro mientras interpretaba su reciente sencillo: “Métetelo”; con ésta y con la canción “Yo” dejaba un claro mensaje de cómo se siente consigo misma, de su personalidad única y auténtica.

Retomaba la música de Aterciopelados con “Ataque de Risa”, una de las últimas grabaciones del dúo conformado junto a Héctor Buitrago; y después de presentar a su banda y grupo de colaboradores, generaba un éxtasis entre la multitud con sus himnos “Baracunatana” y “El Estuche”, cerrando con algunos souvenirs artesanales para el público tras 55 minutos de concierto.

Terminaba así el show de bienvenida a la fiesta, Andrea hizo una tarea impecable y dejó la tarima entre aplausos y el tradicional grito de “otra, otra”. Fue su oportunidad de mostrarnos ese nuevo álbum, el tercero como solista, realizado en gran parte por ella misma y en el cual experimentó muchos sonidos, incluso reemplazando la batería por instrumentos distintos de percusión –lo cual fue muy evidente en su concierto-, y otros elementos que le ayudarían a autodenominar ese estilo como “Rock Semilla”. Y según ha manifestado en ocasiones anteriores, se ha hecho una pausa en el trabajo de Aterciopelados para concentrarse, tanto ella como Héctor, en sus propios proyectos, sin descartar un posible regreso en un par de años.

Ya todos habíamos calentado motores con la música de Andrea Echeverri y comenzaba la expectativa de cara al número central, al alma de la fiesta, que ya tenía varios puntos anotados con tan calurosa antesala.

Deja una respuesta

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Photos from our Flickr stream

See all photos

123