Así fue el tercer día de una nueva historia de Altavoz.

Publicado 06 noviembre 2013 porEditor

Café Tacuba en Música Somos

Por David Gutiérrez Giraldo.

Fotografías: David Gutiérrez Giraldo.

El último día de la celebración de las diez ediciones del Festival Altavoz comenzó con la fuerza que debía hacerlo y quienes se encargaron de despertar a aquellos que llegaban un poco adormecidos y cansados de días anteriores fueron los integrantes de la banda local Trauma Encefálico, que con sus sonidos metal y hardcore hicieron mover sus cuerpos a las personas que hasta ese momento iban llegando al Cincuentenario.

Trauma Encefálico en Música Somos

Para las 2:40, la banda encargada de continuar vertiendo música en nuestros oídos en lo que hasta ese momento era una tarde soleada fue Another Sun, un grupo que conserva la potencia del rock y el metal en sus sonidos y especialmente en la voz de su vocalista Mauricio Salazar. Al mismo tiempo se abría la Tarima Norte, que para esta tarde nos traería bandas como Roedor, The Other Planet, Boulevard, Index, la banda Altavoz 10 Frankie Ha Muerto, y una agrupación de colombianos en el exterior llamada La Chiva Gantiva, la cual -según nos contaron en su rueda de prensa- tuvo sus inicios cuando un grupo de percusionistas colombianos se encontraron en un par de fiestas en la ciudad de Bruselas, capital de Bélgica, y a partir de compartir experiencias juntos y el sabor latino en las venas influenciado por bandas de rock, jazz y funk del resto del mundo decidieron emprender un viaje musical que luego de un par de años los traería de regreso a Colombia para compartir su música, nada más y nada menos que en la celebración de las diez ediciones  del festival Altavoz, donde sin duda el público los recibió bailando al ritmo que proponía su “chiva”.

Altavoz en Música Somos

Para ese momento de la tarde en el escenario principal del festival también habían aparecido ya grupos como The Clocks la cual con su sonido Indie-rock orgánico y definido llevaron por un viaje al público; luego llegó La Doble A, grupo de gran recorrido y con un sonido rock definido que ha logrado contagiar al público medellinense y que quedó demostrado en el festival cuando coreaban sus canciones.

Faltando 20 minutos para las 5 de la tarde Ekhymosis salió a escena a mostrar a los asistentes por qué decidieron dar vida nuevamente a esta legendaria banda en 2012, y a partir de sus raíces metaleras dieron un show que combinaba sus nuevas propuestas con algunos temas de años atrás. A ellos en escenario los siguió la propuesta Ensamble Altavoz 10, donde un lugar común como la música reunió a la banda Tenebrarum con el DJ y productor Federico Goes, quienes fueron los creadores del tema que conmemoraría las 10 ediciones del festival.

La lluvia entraba a escena como es debido en Altavoz, pero a quienes hacían presencia en el Cincuentenario (que en ese momento estaba a la mitad de su capacidad) no les importó, pues el turno era para Ron Daymon, y como es debido con sus sonidos Ska-punk también era hora del pogo, del baile y la fiesta en el festival. A ellos siguió la primera voz femenina en la tarima principal a cargo de Deysi Gaviria, vocalista de la banda de rock Dosis, la cual llevó al público a un nuevo viaje sonoro. La noche seguía su curso, la lluvia permanecía inquieta en el cielo medellinense y era el turno para Ciudad Pasarela, y una cancha casi llena disfrutó de canciones incluidas en “Ciudad Pasarela” y “Tren de Circo”, álbumes de esta agrupación Indie-rock.

Dosis en Música Somos

Bajó un poco la lluvia y subió la emoción de los asistentes que seguían de pie cual si fuera el inicio del festival, pues era hora de escuchar, moverse y cantar canciones como “El velo” y “Nada” al ritmo de una banda ícono en Colombia como Estados Alterados, la cual demostró por qué el buen rock nunca muere.

Con los ánimos arriba y los pies calientes para brincar y moverse al ritmo que propusiera la música fue el turno para el DJ Vélez, el cual tenía una gran responsabilidad, pues por primera vez la música electrónica tenía lugar en las horas de la noche; con un set de unos 45 minutos Vélez puso a bailar a un Cincuentenario repleto que se movió al ritmo de los sonidos oscuros que traía el DJ. Una vez terminó Vélez, el escenario giró para dar paso a uno de los momentos más esperados de la noche: el live session del DJ, productor y exbajista de la agrupación Soda Stereo: Zeta Bosio, quien abrió su espectáculo bajo los sonidos que alguna vez contagiaron a Latinoamérica y el mundo y que aún lo hacen: la música de Soda. “Zoom” fue el tema que coreo todo el cincuentenario y en el que Zeta tocó el bajo para alegría de todos quienes nos encontrábamos allí.

Zeta Bosio en Música Somos

Zeta tocó alrededor de una hora, y fue el turno para la banda más esperada de la noche, los mexicanos Café Tacvba.

La lluvia se apoderó por completo de la ciudad, el público que cubría toda la cancha coreaba “cafeta”, la zona de prensa se llenó de fotógrafos, y quienes no estaban allí veían por televisión lo que sería un show de “poca madre” -como diría su vocalista Rubén Albarrán-, y en el que sonarían temas  como “Aprovéchate”, “Como te Extraño”, “Las Flores”, “La Ingrata”, “Zopilotes”, “Chilanga Banda” y “Eres”, entre otros, los cuales harían cantar, subir, bajar, desentonar, abrazarse y hasta llorar a muchos de los que se encontraban en el lugar presenciando el show de una de las bandas más importantes del rock latinoamericano.

La noche terminó en completa euforia gracias a los cafetos y se dio por terminada la décima edición del Festival Internacional Altavoz, donde la organización y el orden del evento fueron pieza clave para que la música fuera protagonista en esta nueva historia de tres días que terminó bajo la lluvia y entre las sonrisas y cantos de quienes asistieron al festival.

Deja una respuesta

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...

Photos from our Flickr stream

See all photos

123