Archivo | El videoclip en Medellín

Tags: , , , , , , , ,

Antecedentes del video clip en Medellín

Posted on 05 julio 2010 by Editor

Ancon 1

Por El Hombre Kct

hombrekct@musicasomos.net

El tango, el jazz y otras músicas como las rancheras mexicanas entraron a los ojos de nuestros abuelos con las películas musicales que artistas como Gardel y Pedro Infante  dejaron en cine para la memoria.

Sin embargo es en los años 60’s, que las películas musicales rockeras comienzan a influenciar a una generación de pelaos que veían en estas estrellas: modelos a imitar y seguir.

“fue tal la influencia de esas cintas, que a raíz de ellas algunos (jóvenes) se modernizaron; compraron Lambreta, vistieron bluyines Lee traídos de San Andrés, tomaron la píldora anticonceptivas y se pusieron minifalda. Situaciones enmarcadas en la crisis que produjo ese primer enfrentamiento generacional, agudizado aún más con el furor mundial protagonizado por los Beatles” (Trujillo, 1997:…).

“En agosto de (1964) se estrenó en el Teatro Ópera de Medellín la primera película de esta agrupación de Liverpool, A hard day’s night, llevada al español con el título qué día el de aquella noche, dándose inicio a la fiebre local por esta agrupación” (Herrera, 2008: 10)

Por estos lados de Medellín se escuchaban los mambos, merengues, porros, tangos, rancheras, entre otros ritmos. Sin embargo, el festival de Ancón fue la punta de lanza para ese movimiento cultural rockero y de rebeldía juvenil,  que se estaba gestando en Medellín y el país; y también, es otro momento histórico del videoclip en la ciudad.

“… muy pocos supieron de la grabación para cine que del festival de Ancón hicieron no solamente Diego León Giraldo (Q.E.P.D.97) -director del Noticiero El Caribe de ese entonces- sino también la Metro Goldwyn Mayer” (Trujillo, 1997…). Este hecho se convierte en uno de los primeros registros audiovisuales de la música hecha en la ciudad y de las expresiones juveniles.

“Los días 18, 19 y 20 de junio de 1971 se realizó el Festival de Música Ancón {…}el evento partió en dos la historia de la juventud en el país y se convirtió en símbolo de esa generación.  Por primera vez, los jóvenes pudieron expresarse libremente y ser ellos sin censura de ninguna clase: tres días de música, naturaleza, paz, amor libre y marihuana” (Herrera, 2008: 11)

Otras experiencias directas con relación al  videoclip fueron hechas por la televisión colombiana desde los 60´s y sus programas musicales como “Juventud Moderna”, “Estudio 15” y “El Club Clan”.  Doña Lucero y Don Augusto – mis señores padres- recuerdan haber conocido artistas cómo Vicky, Oscar Golden y Claudia de Colombia, entre otros, gracias a la televisión  y sus programas musicales.

Era la época de “Los Cocacolos”, “Los ye- yés”, y “Los go- gós” movimientos juveniles que nacieron emulando a los jóvenes gringos y que eran influenciados por el cine, la televisión y la radio.  “El programa de los

‘Los Cocalos’ a finales de los 60’s, era reunirse en casa de algún amigo (a), para ver en la televisión nacional ‘Juventud Moderna’ el programa de Alfonso Lizarazo, creado para mostrar los ídolos que había fabricado en su emisora Radio 15” (Trujillo, 1997:…)

La competencia de este programa era el Club Clan  y cómo lo menciona Vicky Trujillo en la investigación sobre la historia del rock en la ciudad “seemitía cutro veces a la semana, en horario triple A […] allí se bautizaron varios artistas: Billy Pontony a Guillermo García, Vicky a  Esperanza Acevedo, Claudia de Colombia a Gladys Caldas y Oscar Golden a Oscar Osorio”

Pero, esta también era la época de Gonzalo Arango y su combo de “nadaístas”: “Fueron ellos los que hicieron sentir la protesta juvenil en Medellín, pasada la primera mitad del siglo XX. La expresaron desde lo estético, desde las nuevas miradas al cuerpo, a la sexualidad, promoviendo el consumo de marihuana, dejando escuchar abiertamente su posición frente a la Iglesia y el Estado…” (Herrera, 2008: 11)

Ancón y los nadaístas sirvieron de punta de lanza de esas expresiones juveniles musicales yparticularmente de esas bandas de rock y sus diferentes diversificaciones que fueron creando ese circuito contracultural. Con los años, el punk y el metal fueron los sonidos duros que marcaron la música de la ciudad. Estos dos géneros a la hora de hablar a que sonaba Medellín en los 70’s y 80’s son referentes infaltables. Grupos cómo Ensalada de Cerebros, la banda de los Marcianos, Fénix, Sobredosis y Judas en los 70’s; y Nash, Piro, Carbure, Parabellum, Reencarnación, Astaroth, Kraken y Blasfemia en los 80’s.

La creación de Mtv en 1981, la llegada de los Betamax al país que permitieron  grabar y reproducir caseramente lo que emitía la televisión, la creación del canal Teleantioquia el 11 de agosto de 1985 y la entrada de las parabólicas a la ciudad que le posibilitaron   -a algunos- ver más allá de nuestra televisión, fueron circunstancias fundamentales que nos acercaron a los primeros videoclips y también a los primeros programas regionales  que se especializaron en videos musicales y encontraron allí una audiencia juvenil ávida de propuestas cercanas .

“… inaugurados un 18 de enero de 1987, con ‘La Música de Veracruz’.  Primer programa de videos pop-rock en el Canal 5 (cómo se le decía a Teleantioquia en ese momento) {…}Con la uñas se trabajaba en aquel entonces pues para llenar el espacio dominical de 8:00 am. a 9:00 pm., se recurría a los escasos videos promocionales de la disqueras y a los que – con pésimo sonido-, se grababan del programa ‘Night Traks’ del canal TBS, a través de la parabólica {…}Eran tiempos  de colonización visual, gustó tanto éste programa que, además de ser varias veces número uno en el ratings, los padres de familia llamaban a Tito López –presentador del mismo- a felicitarlo, pues era la única hora que sus hijos permanecían en casa… El reinado de Veracruz apenas nacía.  Ese que empezó monopolizando los programas rockeros en nuestro canal en una semana llegó a tener hasta 4 programas de media hora cada uno {…} biografías de artistas, recuentos de éxitos y chismes del pop, fueron algunos de los ingredientes de ‘La Música de Veracruz, ‘El invitado de Veracruz’, ‘Las 10 Máximas’ y ‘Oro Sólido’.  (Trujillo, 1997:…)

El circuito audiovisual además era posibilitado por programas televisivos nacionales que acercaban a los espectadores con los músicos locales que eran entrevistados y  tocaban en vivo, posibilitando así su identificación y logrando la apreciación por el publico de la puesta en escena de las bandas. Programas cómo Espectaculares JES, El Show de Jimmy y El Show de las Estrellas mostraron grupos de la ciudad cómo Nash, Carbure, Fénix y Kraken. Estos se podrían considerar anticipos directos del video musical local por que a la presentación en vivo le sumaban movimientos de cámara, fragmentación de las acciones y efectos especiales.

Claro también en la ciudad, los años 80´s nos traerían otras influencias importantes venidas del cine de  afuera y que fueron apropiadas por jóvenes de la ciudad que fueron creando un circuito a su alrededor:

“… los cine-clubes invaden Medellín. Varios de ellos organizaron ciclos de películas rockeras de las que aún se recuerdan el de ‘Juventud y Nostalgia’,  del cine-club universitario en el teatro Avenida; y el ciclo Cine-Rock de HANSA en el ya desaparecido teatro Tropicana (la 70 x San Juan), allí durante trece sábados de 1981 […] (se vieron películas cómo)  ‘La canción es la Misma’ (Led Zeppelin), ‘Jesucristo Superstar’ (Ópera rock), ‘La Rosa’ (Janis Joplin). (Trujillo, 1997:…)

También en esta década se realizaron cuatro actividades determinantes en la historia del videoclip en la ciudad. Determinantes porque fueron ejercicios audiovisuales que unieron la música con las imágenes desde lo académico, la realización, la producción y la proyección.

“…  esta década será recordada por la realización, en 1985 del primer festival de videos Rock en el MAMM.  Gracias  a JIV Ltda, la filmación de la película ‘Error de Juventud’ (1985) sobre Rock y drogas, dirigido por Diego Cárdenas Arbeláez […] también se presentó una serie de películas de Break Dance como ‘Wild Style’, ‘Breakdance’, ‘Electronic Boogalo’ y ‘Beat Street’, que ayudaron al nacimiento del rap en Medellín.  Y la filmación de la controvertida ‘Rodrigo D’ 1986” (Trujillo, 1997: …)

Sobre esta última película, en la ciudad, algunos músicos –sobre todo los punkeros- tienen una malformada idea sobre las intensiones de Víctor Gaviria. La película en ningún momento une directamente a los músicos con el sicariato, esa relación se da de manera indirecta y es por la banda sonora del grupo Mutantex. Además el músico de la película –Ramiro Meneses- en ningún momento roba o mata a alguien, es más, tocaba en un grupo musical.

“a pesar de no contar con el interés de los medios masivos, en la segunda mitad de esta década aparecieron bandas como Kraken, Parabellum, Reencarnación y La pestilencia, las cuales generaron un público fiel y un amplio reconocimiento en los circuitos subterráneos de América Latina y Europa” (Nación Rock: 2008)

Referencias

Omar Urán. (1997). Medellín en vivo: la historia del rock: una aproximación histórica y visual a la escena Rock de la ciudad desde los años 60’s hasta nuestros días. Corporación Región. Medellín.

Nación Rock.(2008). Investigación Ministerio de cultura y Museo Nacional de Colombia.

Diego Alexander Herrera Duque. De nadaíatas, “cocacolos” y hippies, expresiones juveniles en la Medellín de los años sesenta. (2008). Artículo de la Agenda cultural Alma Mater, junio. Edición 144. Pág. 8-11

Comments (1)

Tags: , , , , , ,

Del micrófono a la Imagen: memoria, hip hop y audiovisual

Posted on 31 mayo 2010 by Editor

ojos

Por El Hombre KCT

hombrekct@musicasomos.net

Cierto día, alguien muy conocedor del audiovisual en la ciudad dijo: -Si el video musical hecho en Medellín no transita por la televisión, se pierde, ahí queda guardado, y así, no sirve-. Sin embargo, esta sentencia que determina las intenciones del video clip como un asunto meramente comercial, desconoce que es más allá de la emisión  televisiva donde el uso de esta herramienta audiovisual tiene múltiples escenarios, posibilidades y prácticas.

Son estos otros espacios de la ciudad como: los museos, los festivales, las programaciones culturales de algunas instituciones, las investigaciones,  la literatura, la escuela,  entre otros; los que a la hora de la verdad, le dan al video clip local esas riquezas y esas dinámicas que posee.

Entonces, es en estos lugares, donde los asistentes pueden encontrar  esos valores estéticos, narrativos, históricos, formativos y reflexivos que trae cada video clip.

Ojos de Asfalto

“Medellín es también una urbe que se construye y se transforma desde sus barrios populares, que se cuenta  y se interpreta a través de otras voces que buscan por sus propios medios y con sus propias formas de expresión contar versiones de la ciudad…”

Este fue el trabajo formativo e investigativo que realizaron Luckas Perro y Ana María Muñoz, un par de antropólogos de la Universidad de Antioquia  que se encargaron de buscar y acompañar esas otras voces, imágenes y ritmos de jóvenes  hoppers de cinco  comunas  de la ciudad, usando el video musical como herramienta pedagógica.

Que mejor manera entonces,  de construir memoria audiovisual de las vivencias ciudadanas  que tejiendo redes y uniendo esfuerzos. Este es el caso del proyecto  “De las Mediaciones Globales a las resignificaciones  Locales; talleres de video clip con jóvenes hip hop en Medellín”, que fue financiado por el Instituto Colombiano de Antropología e Historia (ICANH) y por el Programa de Memoria y Patrimonio de la Secretaria de Cultura Ciudadana en convenio con el Instituto de Estudios Regionales de la Universidad de Antioquia (INER). El proyecto contó además, con el apoyo de la Corporación Pasolini en Medellín y la Corporación Cultura y Libertad.

El resultado fue Ojos de Asfalto,  una realización audiovisual que  contiene un dvd con cinco video clips, un cd con diez canciones y una especie de librillo muy sollado donde se resume el desarrollo temático del proceso de  investigación.

Para los investigadores del proyecto Ojos de Asfalto “es una muestra de las memorias de estas zonas;  de las felicidades, las exclusiones, las vidas y las muertes que han vivido sus jóvenes habitantes. Es en ellos,  en sus palabras, donde reside una Medellín hermosa y perversa, una “ciudad amada y odiada” que aún le falta volumen para ser escuchada por todos sus habitantes en su profunda complejidad, una ciudad que es cantada, soñada y  trasformada en el beat de las pistas, en el flow de las rimas del hip hop, y en cada disparo… de la cámara”.

Los talleres

La formación audiovisual de los jóvenes hoppers se desarrolló en diez extensas  jornadas en la que se trabajó, entre otros temas, composición clásica de la pintura renacentista y  formas narrativas del cine. Igualmente, en las sesiones audiovisuales se realizaron diálogos alrededor de la memoria, la crítica social y lo underground.

Los talleres permitieron además, según los coordinadores del proyecto, realizar un proceso reflexivo y analítico sobre el lugar y los sentidos de la imagen en la contemporaneidad y sobre los “diálogos” que se establecen entre la cultura hip hop local y la global, donde al final los jóvenes participantes  pudieron traducir sus letras a imágenes.

Para Luis Eduardo Loaiza conocido como El Bruhoo, el haber participado en Ojos de Asfalto fue muy importante porque se entendió todo lo que implica la realización de un video. Así como el encuentro con la imagen de cada uno de ellos: cómo me quiero ver y  mostrar.

Frente a la producción mundial lo más necesario para hacer un buen video clip no es el dinero, sino saber que, para hacer algo bueno y de calidad se necesitan son ganas, dedicación y creatividad afirmó  Mc Blaster de la comuna 1.

Lo más interesante del proyecto  fue que estos jóvenes participaron en todo el proceso de la realización de los videos musicales: idea, guión, producción de campo, dirección, actuación y montaje.

Y los videos qué…?

“No es extraño que una generación que creció en medio de la guerra, tenga este tema como el más recurrente en sus canciones, pero lo que encontramos en sus memorias no es una antología de los conflictos urbanos,  más que una recopilación de hechos, los video clips y las canciones desarrolladas en el proyecto nos muestran una forma de vivirlos…” expresa Luckas Perro, en el librillo que sintetiza la investigación de Ojos de Asfalto.

“Estados” es el nombre del video clip hecho por los pelaos de la comuna 1 que va contando la historia de cuatro personas de  este sector de la ciudad, que al salir de sus casas se van enfrentado a la vida cotidiana.   Ellos van caminando felices, confundidos o sin luz, según su realidad. El  video mezcla la dramática narrativa y el performance musical de los Mcs que aparecen y participan también del relato.

Una tragicomedia que retrata a través de la burla y la ironía,  la evidencia que padecen tantos niños de la ciudad, quienes  nacen, crecen y mueren en medio del conflicto urbano. Este es el tema del ejercicio llamado “Juan Pepito”  realizado por  hoppers de la comuna 8 que hacen una catarsis audiovisual utilizando una historia jocosa y el performance musical.

La poesía audiovisual es otra manera de contar esta ciudad y este es el caso de “Medellín”,  un video clip hecho  desde la comuna 9 que utiliza la metáfora de un ángel que llega a la ciudad, y que después de recorrer sus calles y conocer sus mañas termina encontrando su verdadera pasión que nada tiene que ver con lo celestial: dañar a los demás.  El video que es realizado en blanco y negro refleja esas dos caras de la urbe: hermosa y perversa.

“Hip Hop revolución” es un video que deja claro que a pesar de los prejuicios que se tienen  contra los jóvenes de la ciudad como los principales protagonistas del conflicto armado, ellos escogen la música como salida pacífica y crítica de las guerras. El video cuenta la historia de muchos jóvenes que al parecer tendrán un enfrentamiento violento  en una cancha, pero, lo que termina pasando, en últimas, es un encuentro artístico.

Finalmente, el video musical “31 de mayo” realizado por los participantes de la comuna 13, no da cuenta del conflicto urbano que se vive en esa zona. Ellos, utilizaron el ejercicio audiovisual para hacer un homenaje a las víctimas del deslizamiento de tierra ocurrido en el barrio El Socorro en el 2008. El video utiliza además, metáforas visuales como el niño corriendo con la cometa o la estatua de un ángel en medio de la lluvia.

La posibilidad que tiene el video musical de construir memoria y en este caso, memoria audiovisual de las sonoridades de la ciudad, hace que los clips sean toda una herramienta de comunicación muy potente, y por supuesto, que va más allá de la mera emisióntelevisiva.

Comments (0)

Tags: , , , , ,

Medallo Audiovisual

Posted on 19 mayo 2010 by Editor

Por El Hombre Kct

pipeska1983@yahoo.es

“Tal vez aquellos códigos secretos que rigen las dinámicas urbanas son las que trazan la línea narrativa y oculta que une a millares de imágenes fragmentarias arbitrariamente superpuestas y que constituyen esta ciudad videoclip” Catalina Arango

El video clip de Medellín hecho entre 1988 a 2008, por los grupos de Rock y Hip-Hop, ha sido un continuo proceso de evolución, decadencia y construcción audiovisual. Proceso que tiene por sinónimos la independencia, la creatividad, la recursividad, la pertinencia y la relevancia, pero también la irrelevancia y la impertinencia de realizadores y músicos de la ciudad.

En la ciudad el video clip es mezcla de canciones, de ritmos, de performances, de historias y de arte. Asimismo es mezcla de cámaras, equipos de edición, músicos, realizadores, productoras, colectivos, personajes, locaciones, camarógrafos, editores, luminotécnicos; y es esa mixtura, la que ha logrado videos musicales: ágiles, paralelos, secuenciales, dinámicos, atractivos, complementarios, simbólicos, reflexivos, animados, dogmáticos, clichés, literales, artísticos, graciosos, experimentales y urbanos.

Me atrevo a decir – y mis ojos y mis oídos lo confirman- que por aquí muchos video clips han sido bacanos (cómo el de Trópico Esmeralda con su sátira al acto compulsivo del zapping televisivo), soyados (cómo Ojos Enfermos de Bajo Tierra con sus personajes y su locación en pleno Guayaquil), locos (cómo el de Awake y su fragmentación dentro del mismo plano sin resquebrajar la línea narrativa), rayados (cómo el de Ghava con su recreación de la publicidad callejera al son de la música), bonitos (cómo Nada de Estados Alterados hecho en cine, en plano secuencia y en Santa Elena), charros (cómo Calavera de los Insectos con su cortometraje de un niño problema), reflexivos (cómo el de Wolfaine que refleja la historia de su infancia caótica al lado de un padre alcohólico y violento ), urbanos (cómo el de la Bellavista Social Club y su caminata nocturna por la calle San Juan y sus venenos), experimentales (cómo el de Perseo que superpone imágenes en un telón al mejor estilo de Peter Campus), y la lista continua entre muchísimos, muchísimos, otros videos.

Medellín no es una ciudad ajena a la paradoja que trae el video clip a sus espaldas: o, hay unas intenciones de promocionar al artista músico o, hay unas intenciones de expresión artística, o, hay una mezcla de ambas. En todo caso este dispositivo cultural ha creado sus narrativas, sus estéticas particulares, ha representado contextos sociales y ha permitido identificar y referenciar a los músicos y sus músicas, en estos 20 años de historia.

“… la ciudad se recorta y se pega continuamente, construyendo para sí y sobre sí una realidad distinta cada día. Frente a un territorio desconocido, el ser urbano dibuja, recorta, rasga, pega, despega y recorre múltiples paisajes delimitando trayectos infinitos que se entrelaza, se chocan se exhiben. Cada esquina, rincón, plaza y calle están marcados por trazos, recortes, luces o figuras que se mezclan y embadurnan las unas a las otras, y la obra urbana nunca termina y jamás tendrá un lenguaje que pueda definir los significados ni los cruces” (Arango, 2003:17)

La historia del video musical en Medellín en estos 20 años, ha sido una continua construcción de estéticas, identidades, lenguajes y escenarios. La unión de esfuerzos y saberes han permitido que el video clip sea plataforma y vehiculó de la música hecha en la ciudad. Desde hace algunos años, ciertas personas de la ciudad se dedicaron cómo ‘opción de vida’ al video clip. Y, para muchos músicos, el video clip es pieza fundamental en sus proyectos. Lo hacen, porque potencia el mensaje al posibilitar alrededor de la canción: la creación de un mundo. Pero también en la ciudad, el video musical de Rock y Hip-Hop ha estado supeditado a la aparición o a la ausencia de circuitos, escenarios y otros usos. Son estos elementos y muchos más, los que han posibilitado en Medellín muy buenas piezas audiovisuales en los que “la creatividad y recursividad han sido elementos salvadores a la hora de hacerlos” (Trujillo, 1997:45)

Referencias
Arango Patiño, Catalina. (2003) Comunicación estereofónica y ciudad. Editorial-Librería Universidad Pontificia Bolivariana

Omar Urán. (1997). Medellín en vivo: la historia del rock: una aproximación histórica y visual a la escena Rock de la ciudad desde los años 60’s hasta nuestros días. Corporación Región. Medellín.

Comments (0)

Photos from our Flickr stream

See all photos

123